Volver a Razas Bovino

La raza proviene de los primeros bovinos que ingresaron a América hace 500 años y en la actualidad los estados de Chihuahua y Tamaulipas exportan entre 10 mil y 13 mil ejemplares al año. Asociaciones de productores y la SAGARPA realizan estudios genealógicos con el objetivo de mejorar esta raza bovina y promoverla en diferentes puntos del país debido a su resistencia y bajo impacto ambiental.

 

Por su temperamento, agilidad, resistencia y particular forma de su cornamenta, el ganado bovino criollo mexicano, el primero en llegar a América hace más de 500 años, es el de mayor demanda en los rodeos de Estados Unidos y Canadá.

 

De acuerdo con el Gerente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Criollo, Giovanni Muñoz, en México existen diversos hatos en zonas serranas de Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Tamaulipas, Chihuahua, Durango y Baja California, dedicados a la crianza de esta raza bovina.

 

En el caso de Tamaulipas y Chihuahua estos estados se encuentran dedicados a la exportación del ganado, mismo que es utilizado en espectáculos de rodeo en la Unión Americana y Canadá.

 

El representante de la asociación de productores explicó que anualmente se comercializan en el extranjero entre 10 mil y 13 mil cabezas de ganado de este tipo, con perspectivas de ampliar las ventas.

 

Agregó que en colaboración con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) se inició una labor de registro genealógico de la raza.

El objetivo, aseguró, es incrementar las unidades de producción en los estados de la República, ya que la raza criolla es buena productora de carne y ayuda a la conservación de los pastizales.

 

Opción en zonas indígenas y atractivo en la Expo Nacional Ganadera

Dijo que en conjunto con la SAGARPA se trabaja en zonas indígenas de la región tarahumara de Chihuahua para desarrollar unidades de producción y apoyar a las comunidades a exportar ganado, evitando además el intermediarismo.

 

Existe un tipo denominado específicamente “cuernos largos” (cada uno de sus cuernos llega a medir hasta metro y medio), producto de una selección realizada a principios del siglo XIX a partir de la raza criolla.

 

Durante muchos años se tuvo abandonada la raza, sin embargo debido al sabor de su carne y el bajo impacto ambiental que tiene se empezó a reintroducir a los hatos del norte del país hace aproximadamente 20 años.

 

En los últimos años se ha convertido en un biotipo de mucho interés para las actividades deportivas de rodeo Americano El ganado Criollo mexicano es un recurso genético que presenta características especiales de adaptación a ecosistemas agrestes. Se ha convertido en un biotipo de mucho interés para las actividades deportivas de rodeo Americano se evaluaron las frecuencias alélicas, las distancias genéticas y el grado de diferenciación de los Criollos con respecto a otras razas. Las frecuencias de los nuevos alelos que se encontraron por PCR-RFLP (reacción en cadena de la polimerasa-polimorfismo por longitud de los fragmentos de restricción), fluctuaron entre 0.010 y 0.053. Al considerar todos los alelos, la mayor frecuencia fue de 0.158. Los resultados sustentan la hipótesis de que posiblemente el ganado Criollo mexicano debe sus cualidades de adaptación a la amplia base genética que posee, así como al grado de polimorfismo de algunos de sus genes, sobre todo los relacionados con resistencia a enfermedades, cualidades de las que otras razas carecen. En estos trabajos se demostró la existencia de nuevos patrones de este gen detectados por PCR-RFLP en poblaciones criollas mexicanas; sin embargo, para asegurar que estos patrones de RFLP´s representan nuevos alelos, es indispensable secuenciar los fragmentos en los que tales patrones fueron detectados.

 

Los Bovinos Criollos de México, después de su introducción en México durante el siglo XVI se manejaron en forma asilvestrada, tuvieron distintos niveles de migración y también se han modificado con la introducción de genotipos en las razas importadas en épocas más recientes. Los Bovinos Criollos Mexicanos muestran una estructura genética común que podría considerarse como uniforme, con algunas diferencias en cada región geográfica, producto de la introgresión de otras razas, que a pesar de ello, no los hace perder su identidad. Las razas mexicanas se muestran especialmente cercanas genéticamente a las poblaciones criollas latinoamericanas estudiadas y su similitud con las poblaciones españolas es ligeramente mayor que al de las razas exóticas, quedando más distantes de las poblaciones de bovino Canarias y muy diferentes a las cebuinas, aunque existe cierta influencia de estas razas en algunas regiones de México.

www.expoagrochihuahua.mx

© 2016  Expo Agro Chihuahua